La perfecta combinación de lo moderno y lo tradicional lo encontrás en Estambul

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Share on whatsapp
485d2b2b5eb607e98aa6a1aa338dcbf5

Lo que ínsita a los viajeros a ir a Estambul es su infinita variedad, desde museos, palacios, iglesias, mezquitas, bazares y sitios de belleza natural; como dice el dicho “hay para todos los gustos”.

Los años morados de Estambul comenzaron en el 330 cuando el emperador Constantino declaró la ciudad como la capital de su imperio (el morado real era el color de la familia imperial bizantina), hasta 1453 cuando fue conquistada por los otomanos. Durante el reinado de los bizantinos, Estambul, mejor conocida en ese momento como Constantinopla, estaba adornada con una serie de grandes monumentos, lo que la convirtió en la ciudad más magnifica del mundo.

Es una ciudad antigua con un patrimonio cultural increíblemente rico, que se muestra en los museos, palacios, sitios arqueológicos y calles. Al mismo tiempo, una gran cantidad de museos y galerías de arte moderno y contemporáneo, salas de exposiciones y conciertos, eventos artísticos y culturales y diversos tipos de festivales aportan dinamismo cultural a la ciudad. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Para los amantes de la comida, la cocina turca es una de las más ricas del mundo, ofrece mucha variedad debido a su diversidad geográfica y cultural. Los ingredientes, métodos de cocción, hábitos alimenticios y sabores difieren de una región a otra. Es ante todo una cocina palaciega y ofrece los ejemplos más populares y raros del arte culinario turco. Detrás de cada gran cocinero turco hay una comunidad de vecinos: un panadero, un lechero de tercera generación, un verdulero con productos frescos de temporada, un carnicero que ha sido dueño de la misma tienda durante décadas.

Si de arquitectura hablamos, en Estambul encontramos una gran mezcla de estructuras que reflejan muchas influencias que han dejado una huella duradera en todos los barrios de la ciudad. A lo largo de su larga historia, Estambul se ha ganado la reputación de ser un crisol de culturas y etnias dando como resultado muchas mezquitas históricas, iglesias, sinagogas, palacios, castillos y torres para visitar en la ciudad.

Luego de leer todo esto ya te están entrando ganas de viajar y te preguntarás ¿cuándo es la mejor época? Estambul es agradable durante todo el año, pero cada temporada tiene sus pros y sus contras. Las mejores épocas para visitar Estambul son de abril a junio y de septiembre a noviembre, cuando los días son más largos, secos y soleados, pero no tan calurosos como en el pico del verano. Durante la primavera las temperaturas oscilan entre 18 ° C y 27 ° C y ocasionalmente hay algunos chaparrones breves. El verano es mucho más cálido y húmedo con un promedio diario de 28 ° C – 30 ° C. El otoño puede sorprenderte dado que el clima puede ser aún más cálido como los últimos días de verano seguidos de un día más fresco, la temperatura cambia entre 15 ° C y 25 ° C, las noches son definitivamente más frescas y necesitará una chaqueta / suéter. El invierno generalmente es frío con una temperatura promedio de 8 ° C y 12 ° C.

Para ver todos nuestros paquetes a este increíble lugar hace click AQUÍ

Su suscripción se ha realizado con éxito. Gracias por elegir
TIP TRAVEL