LOS PUEBLOS MÁS BONITOS DE CANTABRIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Share on whatsapp
POTES

Mucha tradición, buena gastronomía, arquitectura, alguna que otra leyenda, y, sobre todo, paisajes como para quitar el hipo. Y toda esa riqueza pasa necesariamente por algunos de los pueblos más bellos de Cantabria.

POTES

A los viajeros entusiastas de los puentes, Potes les encantará. Y es que este bello pueblo cántabro es cruzado por cinco puentes diferentes. Y cada uno da una perspectiva diferente del pueblo. Ubicado en el corazón de la comarca de Liébana, es la base perfecta para descubrir los Picos de Europa. Arrasado por un incendio en la Guerra Civil y reconstruido años después, el centro histórico conserva su atmósfera medieval. La Torre del Infantado es el monumento principal de Potes. Antaño fue una cárcel, pero ahora regala felicidad….

COMILLAS

Lo que fue una villa pesquera tradicional dio un paso más hasta convertirse en algo así al escenario ideal para un merecido retiro en plan “dolce far niente”. Parte de culpa la tienen sus villas ajardinadas, el verde que la rodea, la playa y las vistas al mar. Hasta Comillas llegan miles de turistas para disfrutar de las maravillas arquitectónicas. . Entre lo mejor de tremendo repertorio está la plaza vieja, la iglesia parroquial, pero sobre todo, los edificios y jardines de la Universidad Pontificia

SANTILLANA DE MAR

Se habla de las “tres mentiras” de Santillana -que no tiene mar y que ni es santa ni llana-, pero en realidad, más allá de lo afortunado o no del eslogan, Santillana de Mar sí tiene mar (sí tiene el término municipal), es santa (la Colegiata está consagrada a Santa Juliana, martirizada en Turquía), es llana (o, al menos, eso ya es algo subjetivo). Ciertamente, la Colegiata es el corazón de Santillana del Mar.

BÁRCENA MAYOR

Sus calles empedradas, sus casonas solariegas de sillería, con soportales donde se guarda la leña para el invierno y balcones adornados siempre de flores, la sonoridad del río Argoza, el lavadero que parece salir de otro tiempo pasado y un paisaje de gran belleza fueron méritos suficientes para fuera declarado Conjunto Histórico Artístico ya en 1979. Lo mejor es que los coches inoportunos que suelen romper los encuadres en otros lugares, aquí no molestan, porque todas las calles están cerradas al paso de vehículos. El Parque Natural Saja-Besaya es el mayor hayedo de Europa. Se puede ir andando desde Bárcena Mayor.

LIÉRGANES

 Este municipio de poco más de 2.000 habitantes conserva un centro histórico bellísimo, declarado conjunto de interés histórico-artístico nacional en 1978, de esos en los que es agradable deambular tranquilamente, entre casonas populares al más puro estilo montañés. El Palacio de Rañada y el Palacio Museo de Elsedo son otros de los edificios clasicistas más relevantes del municipio Liérganes. El otro patrimonio del pueblo es el gastronómico. Sobre todo, platos de pescados de río, quesos frescos y los churros con chocolate, que tienen fama de ser los mejores de toda Cantabria.

Su suscripción se ha realizado con éxito. Gracias por elegir
TIP TRAVEL